ArtículosHistorias

Seis años de la muerte de David Bowie: ¿icono LGTBIQ+ o ‘queerbaiting’?

  • El cantante murió en 2016 por cáncer de hígado, 18 meses después de que fuera diagnosticado
  • El ‘queerbaiting’ es una estrategia de comercialización que pretende atraer a la audiencia LGTB

Publicado en RTVE.es el 10 de enero de 2022

David Bowie en la 36º edición del Festival de Cannes (1983) – AFP / RALPH GATTI

Se cumplen seis años de la muerte del cantante británico David Bowie y hace dos días se celebraba el 75º aniversario de su nacimiento. El 10 de enero de 2016, los amantes del rock se levantaron de luto, pues el cáncer de hígado se había llevado a uno de los artistas más representativos del género. Su huella ha traspasado la música y ha viajado hasta una de las luchas más sonadas del último siglo: la representación de la comunidad LGTBIQ+.

Tras afirmar ser parte del colectivo y desdecirse durante años, a día de hoy, el cantante sigue considerándose uno de los iconos ‘queer’ más importantes hasta la fecha. El misterio creado alrededor de su orientación sexual le acompañó durante su ascenso a la fama, cuando todavía no existía el concepto ‘queerbaiting’ para definir a la estrategia premeditada que algunas voces creen que define a artistas como Harry Styles (antes en la boy band One Direction) o Damiano David (cantante de Måneskin, la banda italiana que ganó Eurovisión 2021).

El nombre del artista sigue resonando y 2022 empezó con una noticia reveladora: los herederos de Bowie han vendido por 250 millones de dólares el catálogo completo del artista a Warner Music Group. Se incluyen los derechos de los 26 álbumes que compuso y su último disco, Toy, que se lanzó póstumamente hace apenas unos meses.

Además, este fin de semana, se lanzó una edición de lujo de Toy, su disco perdido e inédito que se grabó hace más de 20 años con aquellas primeras composiciones de los 60 que fueron descartadas por la discográfica.

Icono de la cultura pop

Nacido como David Robert Jones, a sus 17 años el cantante ya tenía claro cuál era el camino para hacerse memorable. Así, en 1964, apareció por primera vez en televisión en el programa Tonight de la BBC. Se presentó como el líder la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Hombres de Cabello Largo, pero esta sociedad no existía y lo único que el cantante quería era saltar a la fama.

Desde sus inicios, la lucha de Bowie consistió en reclamar un espacio para aquellas personas que la sociedad marginaba, que no encajaban y que se salían del estándar. Si bien su estilo evolucionó con el paso de los años, su motivación no lo hizo.

Así, empezó a ser una leyenda del género y también un icono para el mundo, para todo aquel que se sentía diferente y era marginado y repudiado. Hoy en día se considera uno de los cantantes más representativos del siglo XX y una estrella del rock que pasó por casi todas las etapas del género, entre ellos, el glam rock, la electrónica experimental, el proto-punk e incluso el dance pop.

El artista manejaba a los medios a su antojo. Un año después de su primera aparición en la cadena y ya como David Bowie, lo invitaron al plató de Gadzooks! It’s all happening para que tocara junto a su banda, The Manish Boys. En esta ocasión, propagó el rumor de que la BBC le había pedido que se cortara el pelo y organizó una protesta a las puertas del estudio. Un grupo de fans se presentó para defenderlo y, gracias a esto, pudo conceder más entrevistas a otros medios.

Camaleónico, fuera y dentro del escenario

Bowie no llegó a la fama de la noche a la mañana, fue construyendo su carrera poco a poco. Su primer gran éxito, Space Oddity, llegó en 1969, siete años después (y al menos seis bandas) de que empezara en la industria y con tres discos y 13 singles a la espalda. En una entrevista en 2002, reveló que había tardado casi 15 años de carrera en encontrarse así mismo.

Su inspiración no surgía de la nada. Durante sus años de carrera creó varios personajes, entre ellos, Ziggy Stardust, cuya imagen se inspiró en las ‘drag queens’ que conoció en la Factory de Andy Warhol. Asimismo, cada cierto tiempo se mudaba de ciudad para absorber la esencia y la cultura pop de los lugares que visitaba. Sus discos de los años 70 están grabados en lugares como Inglaterra, Holanda o Filadelfia.

En 1972, alcanzó el pico de su carrera y se convirtió en una superestrella del rock. Adoptó el estilo llamativo y recargado del glam rock y se convirtió en su máximo exponente. Este subgénero era conocido de forma despectiva en algunos países como el gay rock y sus intérpretes se vestían y maquillaban de forma llamativa y exagerada para derribar todas las barreras de género. Ejemplo de su éxito fue el disco The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, donde presentaba a su alter ego, un alien pelirrojo, bisexual y andrógino (características masculinas y femeninas a la hora de expresarse y vestir).

Dos días antes de su muerte, un último disco vio la luz, Blackstar. Este era un testimonio del fin de su existencia, una esquela dividida en siete canciones que orquestaban su propio funeral. Así, David Robert Jones se convirtió en el creador y también en el sepulturero de la estrella que había creado: él mismo.

Un hetero «dentro del armario»

Fue también en 1972 cuando expuso por primera vez su orientación sexual, cinco años después de que ser homosexual hubiera dejado de ser un crimen en su hogar, Reino Unido. En una entrevista confesó: «Soy gay. Y lo he sido siempre, incluso cuando era David Jones». Sin embargo, esta no fue su única declaración, en 1976 dijo que era bisexual y en 1983 confesó que siempre había sido «un heterosexual en el armario» y que se arrepentía de sus testimonios anteriores, pues se lo había inventado para rodearse de misterio.

A pesar de todo esto, marcó un antes y un después. Desde su primera entrevista, numerosos artistas, tanto mundialmente conocidos como no, se atrevieron a salir del armario y reconocer abiertamente quienes eran, este fue el caso de Freddie Mercury o Elton John, quienes salieron del armario pocos años después de que lo hiciera Bowie.

Bowie entendía que su aspecto físico y su indefinición jugaban a su favor, le hacían destacar y derribar las estructuras heteronormativas del mundo artístico. Se convirtió en la cara visible de la lucha por los derechos y la representación de las personas LGTBIQ+, y a día de hoy sigue siendo uno de los iconos ‘queer’ más importantes.

‘Queerbaiting’: ¿en qué consiste?

El ‘queerbaiting’ es una estrategia de mercadotecnia (técnicas empleadas para mejorar la comercialización de un producto) cuyo objetivo es atraer a audiencias ‘queer’ y crear misterio en torno a la orientación sexual de un personaje. Generalmente se utiliza en el cine y en la televisión, consiste en presentar tramas LGTBIQ+ en la pantalla para que el público especule, pero luego nunca acaban afirmándose ni desarrollándose.

Este concepto, también conocido como reclamo o cebo ‘queer’, con el paso de los años se ha extrapolado a otros ámbitos, como es el caso de la música. David Bowie lo hacía en los años 70 con su alter ego Ziggy Stardust y en los últimos años otros cantantes cishetero como Harry Styles, Jaden Smith, Jared Leto y Damiano David se han unido al gender bending o transgresión de género y son percibidos como perfiles ‘queer’.

El caso de Harry Styles es el más sonado, pues, en diciembre de 2020, se convirtió en el primer hombre en protagonizar una portada de Vogue en solitario y lo hacía luciendo faldas escocesas, vestidos con vuelo e incluso escote. Así, el artista desafiaba los roles de género y se hacía un hueco dentro de la cultura ‘queer’.

Sin embargo, a pesar de que esto suponga más representación para el colectivo en la pequeña y en la gran pantalla, son muchas las personas que no apoyan esta tendencia porque, al no visualizar estas relaciones y concluir la orientación sexual de estos personajes, se podría estar perdiendo representación y se estaría utilizando más como una moda que como una reivindicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 18 =

+ 26 = treinta seis

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner