Delta del Níger en Wakelet

Contaminación en el Delta del río Níger

El corazón del ‘oro negro’ hasta arriba de petróleo | Publicado el 28 diciembre de 2021

La región ha sufrido numerosos vertidos de petróleo en las últimas décadas y actualmente siguen siendo una constante. Desde 2011, la petrolera Shell ha informado de 1.010 vertidos en la región, que suponen 17,5 millones de litro de crudo (equivale a siete piscinas olímpicas).

La maldición del ‘oro negro’

El Delta del Níger durante siglos ha sido una región rica para la pesca y fértil para la agricultura, pero todo cambió en 1956. En esta fecha se descubrió el potencial de la región para el petróleo y dos años más tarde empezó la extracción.

Desde entonces la región y su población ha sufrido constantes derrames de crudo y una gran contaminación que ha acabado por socavar su salud y sus medios tradicionales de vida: la pesca y la agricultura.

¿A qué se debe? Grandes multinacionales como Shell, Chevron, Exxon y Eni han provocado grandes vertidos de petróleo que durante años han incidido sobre la población y la actividad económica del lugar.

Generalmente, la contaminación no solo se produce en las aguas superficiales, sino también en las subterráneas, lo que conlleva graves enfermedades para la población por el consumo de agua no apta.

La mayoría de los habitantes no tienen acceso a agua potable y tienen que beber agua no tratada procedente de pozos y aguas superficiales. Utilizan el agua de canales y ríos, también contaminada, para bañarse y realizar otras actividades domésticas como cocinar y lavar. Asimismo, el pescado que comen también está contaminado con petróleo y otras toxinas.

Además de afectar a la salud de las más de 30 millones de personas que habitan sus inmediaciones, conlleva la aparición de lluvias ácidas, producidas por la emisión de gases a la atmósfera, y el aumento de temperatura de los campos de cultivo.

Los vertidos: una década de petróleo

La región ha sufrido numerosos vertidos de petróleo en las últimas décadas y actualmente siguen siendo una constante. Desde 2011, la petrolera Shell ha informado de 1.010 vertidos en la región.

Entre 2011 a 2017 se vertieron aproximadamente 21,7 millones de litros de petróleo (equivale a nueve piscinas olímpicas), según los registros de Amnistía Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 18 =

cuatro + seis =

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner