Mujeres Trotamundos: El documental

Mujeres Trotamundos: documental transmedia

Cuando dar la vuelta al mundo dejó de ser cosa de hombres

Publicado el 29 de septiembre de 2020

Captura del feed del Instagram de @mujeres_trotamundos

¿Por qué esto? ¿Por qué ahora? ¿Por qué así?

Esta carrera nunca fue mi primera opción, es más, ni siquiera entraba en mis planes. Vivía lejos de la prensa, lejos de la política, lejos de los medios de comunicación. Siempre me interesó el mundo de la investigación, descubrir aquello que nadie más sabía, dar con una historia extraordinaria y transformar mi forma de ver el mundo cada día.

Recuerdo que cada vez que un profesor me preguntaba en el colegio qué quería ser de mayor le respondía que no lo sabía pero que tenía claro que mi sueño era recorrer el mundo. A día de hoy este sigue siendo mi mayor sueño, pero no hice nada para conseguirlo. Me matriculé en Derecho y Criminología, fui a la charla de presentación y “salí por patas”; acompañé a un par de amigas a la de Comunicación y quedé prendada. En ese momento lo tuve claro: eso es lo que quería hacer el resto de mi vida. Lo que llamó mi atención fue la forma de hablar de aquellos estudiantes que iban a ser la primera promoción de la carrera. Hablaban con pasión, sabían que esta profesión era precaria y no les importaba. Sabían que encontrar trabajo sería una odisea y que el mundo que soñamos como periodistas no es el que te encuentras cuando dejas de refugiarte en los quehaceres del aula. Hubo una frase que fue decisiva: “Esta carrera me permite saber un poco de todo y estar en todos lados”. Fue esa frase espontánea de una chica ilusionada la que me hizo dejar de pensar en lo seguro y empezar a soñar en grande.

Años más tarde en la asignatura Periodismo Digital me enfrenté a un tema que no sabía que llegaría a ser tan trascendente en mi vida: la vuelta al mundo. Teníamos que escribir un reportaje, a ser posible interactivo, sobre la primera expedición alrededor del mundo, pero a mí me gusta complicarme. Quería ir más allá y aportar un granito de arena más a la historia del feminismo. Hacía pocos días había visto un vídeo en Instagram que me había impactado: mujeres que habían dado la vuelta al mundo por sus propios medios a lo largo de la historia. Tan solo eran ocho, pero a mí me bastó para empezar. Hablé con mi profesor, David Varona, y le propuse hacer el reportaje sobre estas viajeras que desafiaron las reglas de la época. Dijo que sí.

A partir de ese momento empecé a investigar durante días y semanas. No es tan fácil como parece encontrar a las grandes circunnavegantes femeninas de la historia. Empecé por Egeria en el siglo IV; continué por Jeanne Baret que, disfrazada de hombre en la primera expedición marítima francesa, se convirtió en la primera mujer en dar la vuelta al mundo; y conocí la historia de Annie Londonderry, Clärenore Stinnes, Jerrie Mock, Elspeth Beard, Ffyona Campbell y muchas otras mujeres que fueron pioneras e hicieron algo inconcebible en su época.

Desde hace tres años investigo sus historias, aprendo de ellas, veo sus películas, leo sus diarios y sigo sus andanzas por redes sociales. A día de hoy no entiendo por qué me costó tanto encontrarlas, por qué no sabía de su existencia y por qué muchas de ellas fueron olvidadas por la historia. Me han demostrado que, si tienes un sueño y lo persigues, está a tu alcance, porque no hay límites que valgan cuando tienes una meta y estás dispuesta a todo por ella.

¿Por qué ahora? Porque aún somos muchas las que tenemos miedo a viajar solas. Somos muchas las que seguimos creyendo que si salimos fuera nos van a pasar todas las cosas malas del mundo. Somos muchas las que no nos sentimos lo suficientemente independientes, capaces y valientes para hacerlo. La finalidad de este proyecto no es otra que llegar a ellas. Quiero ofrecerles el mayor número de historias posible para alentarlas a viajar porque sinceramente creo que somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos y la vida es muy corta como para pasarla oteando el mundo a través de una pantalla.

El formato siempre lo he tenido claro, lo único que me faltaba era el objetivo. Durante mi penúltimo año pasé seis meses en los Países Bajos especializándome en narrativa transmedia y storytelling. A diferencia de la mayoría de estudiantes de intercambio, me pasaba la mayoría de las tardes leyendo, creando e investigando más. Tenía claro que ese tiempo tendría una repercusión directa en mi futuro. Ahora, pretendo unir las historias de estas mujeres que me inspiran cada día junto a los conocimientos que he adquirido en clase y fuera de ella.

He crecido rodeada de tecnología, entiendo las redes sociales y la forma que tenemos los jóvenes de consumirlas. Sé que el audiovisual es el futuro y que son pocas las personas que se pararían a leer un texto largo. He comprobado que las ilustraciones, los colores y las frases cortas son mucho más efectivas que los pies de foto o las largas explicaciones sesudas. Como periodista entiendo que tengo que guiar al usuario a través de la información, pero está en su mano el orden y la forma de consumirla.

Es por todo esto por lo que este proyecto toma la forma de un documental transmedia, cuyo contenido está dividido en tres plataformas diferentes. El contenido muta y se adapta a las funcionalidades de cada plataforma, se adapta a la forma que tiene el usuario de consumir y navegar por cada una de ellas. Así en Instagram priman las ilustraciones, las frases cortas, las historias y los vídeos; en iVoox, podcasts; y en Twitter amplío la información sobre las 20 aventureras a través de hilos y promuevo la participación a través de #mujeres_trotamundos para que cualquier usuario pueda tanto producir como consumir información.

Este proyecto es un paso más para abrirme camino, para enseñarle al mundo lo que puedo ofrecer y contactar con personas que el día de mañana pueden ser mis compañeras. Conforme conozca más historias y contacte con más blogueras iré ampliándolo. Mi intención es que algún día este proyecto llegue a ser una referencia para todas las viajeras que aún no saben que lo son.

Captura de retratos de las 20 protagonistas en Instagram

Las 20 protagonistas

He sacado partido a las posibilidades audiovisuales que ofrece Instagram para contar en su feed la historia de las 20 mujeres a través de ilustraciones. Desde la primera, Egeria, hasta la última, Cassandra De Pecol, se nota una evolución tanto en la ilustración como en el desarrollo de la información. He dedicado dos meses íntegramente a crear sus retratos, recrear sus recorridos y recopilar información de interés sobre su vida y hazañas.

Por otro lado, como la información disponible en Instagram de cada viajera se reduce a diez imágenes con texto, he utilizado los hilos de Twitter para ampliar la información sobre cada aventurera.

Actualmente de las 20 mujeres cuya historia quiero contar solo ocho de ellas se encuentran en las redes sociales. Estas son Rosie Swale-Pope, Ffyona Campbell, Alicia Sornosa, Ellen MacArthur, Cristina Spínola, Juliana Bühring, Cassandra De Pecol y Laura Dekker. Aunque he intentado varias veces contactar con cada una de ellas solo he conseguido entrevistar a Bühring, Sornosa y Spínola.

He recogido sus entrevistas en Instagram TV, donde aglutino los tres vídeos en la serie “El mundo sobre dos ruedas”. Planeo en un futuro cercano entrevistar a las cinco aventureras restantes para añadir su historia a mi documental.

Captura de los vídeos de las blogueras de viajes
Captura de los vídeos de las blogueras de viajes

Las 30 blogueras de viajes

He contactado con una cantidad abrumadora de blogueras de viajes para compartir el mayor número posible de historias alrededor del mundo. En total he subido 23 vídeos en Instagram TV que se recogen en la serie “Mujeres Trotamundos”. Por otro lado, he creado siete podcasts en iVoox que quedan recogidos, a su vez, en una lista de Spotify.

Entre ellas, hay blogueras con más de 50.000 seguidores y algunas que no llegan a los 3.000. Esta variedad se debe a que al principio solo buscaba a mujeres con mucha influencia, pero luego me di cuenta de que justamente el objetivo de mi proyecto era animar a aquellas mujeres que aún no han dado el paso. Por eso mismo empecé a buscar a blogueras con pequeña repercusión que, además de estar más dispuestas a participar en un proyecto como este, tenían

una historia igual de interesante que contar. Al principio busqué a mujeres que viajaran solas, pero entendí que algunas de las viajeras del futuro lo harían también en pareja o en familia. Al principio me cerré a blogueras españolas; luego encontré perfiles muy interesantes en Sudamérica e Israel y amplié el círculo nuevamente.

Las protagonistas de mi proyecto no proceden de una única nación, no tienen gustos similares y sus historias no se parecen. Cada una es única y así mismo lo es su historia. Al igual que no me he centrado únicamente en las aventureras españolas que recorrieron el mundo, tampoco lo he hecho en las blogueras. Como ya adelanté, mi intención es seguir contactando con más blogueras de viajes y mujeres con sueños viajeros para añadir más historias a mi documental y ampliar así la comunidad viajera en torno a este proyecto.

Captura de Twitter de @MujerTrotamun2

El mecanismo de participación

En esta última parte reside el punto transformador de mi proyecto: animar a aquellas mujeres que aún no se atreven a viajar por miedo. Para ello, les he pedido, por un lado, que compartan sus historias en Instagram o en Twitter utilizando el hashtag #mujeres_trotamundos y, por otro, que respondan a diferentes encuestas y cuestionarios sobre viajes.

Creo que involucrar a la gente es la parte más complicada de cualquier proyecto y, aunque ahora mismo no tiene el alcance que me gustaría, espero que en el futuro sirva de germen y más mujeres se unan a compartir su historia con el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

53 − = cincuenta dos

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner