Artículos

¿Qué es el transmedia?: principios y casos

Principios fundamentales y casos transmedia conocidos | Publicado el 15 de enero de 2022

Explicación de cómo se conectan las piezas de una narrativa transmedia
Explicación de cómo se conectan las piezas de una narrativa transmedia | Wikimedia: Robert Pratten

Una narrativa o un proyecto transmedia es aquel cuya historia se despliega a través de múltiples plataformas de forma independiente. Es decir, cada nueva plataforma amplía la narrativa por sí misma y aporta una información que no ha sido expuesta en ninguna otra extensión.

Es muy importante hacer hincapié en la individualidad de cada plataforma, pues si no estaríamos hablando de un proyecto cross-media. Tú eliges dónde empiezas y si consumes más o menos información. Eso sí, cuantas más plataformas explores, más profundizarás en el proyecto.

Los siete principios de Jenkins

Henry Jenkins es considerado uno de los padres del transmedia. Acuñó el concepto de «narrativas transmedia» en 2003 y desde entonces este término ha traspasado lo académico hasta llegar a otros ámbitos como el cine, el periodismo o la publicidad.

Así, definió el concepto como el proceso por el cual unos elementos se integran en una obra a través de unos canales de distribución. Su objetivo es que el usuario adquiera una experiencia de entretenimiento (o informativa) unificada y coordinada.

El contenido muta y se adapta a las funcionalidades de cada plataforma, es decir, a la forma que tiene el usuario de consumir y navegar por cada una de ellas. Así, definió Los siete principios de la narrativa transmedia (2009):

  • Spreadability (extensión) vs Drilliability (profundidad)

Para que un proyecto sea transmedia no solo debe tener potencial para ser compartido activamente por el público o los usuarios que lo consuman (spreadability), sino que debe invitar al usuario a seguir profundizando en la trama y en cada detalle de la misma (drilliability).

Es decir, el usuario adquiere un rol tanto como de consumidor como de productor de la información. La intención de la narrativa es crear engagement y fidelizar a su audiencia para que siga creando y ampliando la historia.

Así la potencia de estos dos conceptos combinados no solo logra que la narrativa llegue a más personas, sino que consigue que la audiencia se involucre en desenmarañar todos los entresijos del proyecto. Asimismo, empuja al usuario a convertirse en prosumer para que siga ampliando la narrativa (foros, blogs, Wattpad…).

  • Continuity (continuidad) vs Multiplicity (multiplicidad)

Como hemos dicho antes, cada extensión es independiente y, por tanto, no hay un orden de consumo (continuity). En el caso de tener una continuidad establecida, estaríamos hablando de un proyecto cross-media. Por ejemplo, es cross-media una historia que divide su introducción, nudo y desenlace en varias plataformas. De esta forma, si solo consumieras una extensión, no podrías tener una visión completa de la narrativa.

¿Qué hay si no hay continuidad? Multiplicidad (multiplicity). Esto es la capacidad de una historia de descomponerse en múltiples e independientes plataformas o extensiones. Es decir, puedes entrar a un proyecto a través de diversas puertas (redes sociales, películas, cómics…) y en cada una de estas encontrarás una parte completa e independiente.

Todas las extensiones están interrelacionadas y todas invitan a navegar por el proyecto. Asimismo, si solo consumes una plataforma, también tendrás una experiencia completa, cosa que no ocurre en un proyecto cross-media.

  • Immersion (inmersión) vs Extractability (extracción)

Hablamos de inmersión (immersion) cuando un proyecto tiene la capacidad de enganchar al usuario hasta el punto que se involucre en el relato y empatice con los personajes. La extracción (extractability), por otro lado, va más allá.

En este último caso, el usuario no solo se involucra mientras consume la historia, sino que extrae elementos de la misma y los aplica a su vida cotidiana (frases, vestimenta, conceptos…).

  • Worldbuilding (construcción del universo)

Esta es una de las características más importantes a la hora de elaborar una narrativa transmedia. El worldbuilding o la construcción del universo son las diferentes decisiones que se toman en cuanto a los elementos que componen una historia. Así, el primer paso siempre es pensar cómo se van a relacionar los diferentes contenidos.

Es muy importante que todas las piezas puedan encajar en el mismo universo y, además, que tenga capacidad de seguir creciendo y expandiéndose para integrar nuevos elementos y tramas (personajes, épocas, lugares…).

  • Seriality (serialidad)

Este concepto es uno de los más complicados de aplicar a una narrativa. La serialidad (seriality) es la coherencia de una historia y la intencionalidad a la hora de dividir la información en diferentes extensiones.

La creación de una experiencia transmedia tiene que tener un objetivo y, además, debe dejar al usuario que decida por dónde empezar, qué consumir y cuándo parar.

  • Subjectivity (subjetividad)

Se habla de subjetividad (subjectivity) cuando se crea una trama o un personaje (generalmente secundario) pensando en cómo puede explorarse su historia desde otros puntos de vista y extensiones.

Esto ocurre mucho en el cine cuando de una película se crea un spin off que explora la evolución y desarrollo de un personaje, ejemplo de ello la película Joker (2019).

  • Performance (rendimiento o realización)

Esta es otra de las partes fundamentales de un relato transmedia. Un proyecto no sería transmedia si no le permitiera al usuario tener un rol activo dentro del mismo. Básicamente hace referencia a cómo participa el usuario dentro de la narrativa.

Analiza desde lo que conoces

El transmedia no es algo nuevo, al revés, siempre ha estado presente en las obras de ficción. Los casos más simples de narrativas transmedia son las películas que están basadas en novelas. Así, la nave nodriza o extensión original sería el libro, y la película o serie sería una de sus extensiones transmedia.

Asimismo, hay casos más complejos como Marvel, Mad Men, Harry Potter, Matrix, Star Wars, Pokémon… Todos estos universos se extienden a través de una multitud de plataformas que abarca desde películas hasta juegos y figuras coleccionables. Exploremos algunos de ellos:

El caso de Matrix

Lana y Lilly Wachowski estrenaron el primer largometraje de The Matrix en 1999 y desde entonces el universo en torno a esta historia se ha ido expandiendo. En 2003 se estrenó su secuela, The Matrix: Reloaded, y pocos días después se lanzó el videojuego Enter The Matrix. A lo largo de los meses se lanzaron nueve cortos animados y el cierre de la trilogía: The Matrix Revolutions.

Por otro lado, en 2005 se lanzaron otros dos videojuegos que invitaban al usuario a explorar y revivir la trama. Además, se publicaron cómics ambientados tanto en el pasado, antes de la construcción de Matrix, como en el futuro.

Cada extensión cuenta con autores diferentes cuyo trabajo no solo ha consistido en crear un formato, sino en convertirlo en una pieza clave que logre encajar en un universo ya creado.

El caso de Pokémon

El universo Pokémon es uno de los más antiguos y también uno de los que más han «estirado el chicle» de su universo. Lo que empezó como un videojuego RPG ha evolucionado y se ha extendido por todo tipo de medios: desde juegos de cartas, ropa y juguetes hasta series y películas.

Por si esto fuera poco, en 2016 la franquicia se reinventó y lanzó Pokémon GO, un juego de realidad aumentada para móvil. Este se basa en la localización de sus usuarios y a medida que van andando se van encontrando con diferentes pokémon. El objetivo es el mismo de siempre: ¡hacerse con todos!

El caso de Harry Potter

Este es uno de los universos más complejos y la franquicia más importante de Warner Bros Pictures. Empezó por una serie de libros escritos por J. K. Rowling y se ha expandido tanto que se han convertido en canon hasta obras de teatro y relatos escritos por el fandom.

Hasta ahora, su universo lo componen diez películas (ocho de ellas basadas en las aventuras de Harry Potter y sus amigos y dos como parte de la serie Animales fantásticos y cómo encontrarlos) y este año se lanzará la tercera película de Animales fantásticos.

Por otro lado, hay multitud de videojuegos, juguetes, cartas y hasta un libro de personajes y un espacio web, Wizarding World, donde los usuarios pueden generar contenido. Además, hay varios parques temáticos y un estudio visitable donde vivir la experiencia de cómo se hizo Harry Potter y los diferentes lugares que están representados en las películas, The Making Of Harry Potter.

Series transmedia en España

En los últimos años se han creado diferentes series españolas pensadas para ser transmedia, algunas de ellas son: La zona, La peste, El cosmonauta, El Ministerio del Tiempo o Si fueras tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 11 =

+ ochenta uno = ochenta tres

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner