Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Egeria, Ætheria o Echeria (S.IV)

El viaje de Egeria, una gallega implacable que en pleno siglo IV recorrió sola Tierra Santa durante tres años 🌍

Egeria nació en la provincia romana Gallaecia que, por aquella época, era una región más extensa que la actual Galicia. Su nombre está recogido en diferentes formas, entre ellas: Ætheria, Echeria o Heteria, pero la forma más extendida es Egeria. Tenía ascendencia noble y una posición económica acomodada. Era poeta y tras su periplo se convirtió en la primera viajera española de la historia.

Partió desde España y atravesó el sur de Francia y el norte de Italia, viajó en barco por el mar Adriático y llegó a Constantinopla. Una vez allí inició su recorrido por Tierra Santa. Entre los lugares que visitó, Nazaret, Jerusalén, Alejandría, Tebas, Jericó, Cafarnaúm, Antioquía y Edesa. Se estima que regresó a Constantinopla aproximadamente cuatro años más tarde. A pesar de que hoy en día no parece un gran recorrido, en aquella época ese viaje se consideraba recorrer el mundo, ya que era todo lo que se conocía. En total recorrió más de 5.000 kilómetros entre los años 381 y 384, casi todo el recorrido lo hizo montada a lomos de un burro.

Una vez el viaje llegó a su fin, tenía más sueños por cumplir. En una carta que escribió desde Constantinopla hablaba de su deseo de visitar la antigua ciudad portuaria de Éfeso, pero no sabía si tendría fuerzas suficientes. No se sabe cuándo murió ni si llegó a conseguirlo.

Recogió todas sus aventuras por Europa, África y Asia en un códice en pergamino de 37 páginas al que llamó Itinerarium ad Loca Sancta. En este narra todo su viaje por Tierra Santa a través del cursus publicus, la red de vías utilizadas por las legiones romanas para desplazarse en la época.

Sin embargo, el códice original no fue encontrado hasta 1884 en la biblioteca de Arezzo, donde actualmente permanece. Las páginas del códice están compuestas tanto por los textos de Hilario de Poitiers, el santo padre de la época, como por las cartas escritas por Egeria, que redactaba como si fuera su diario de viaje.

Durante muchos años se ha creído que Egeria era monja, pero la investigación de Carlos Pascual en su libro, El viaje de Egeria, demuestra lo contrario. En una entrevista Pascual ha explicado que la confusión viene de que Egeria dirigía sus cartas a unas dominaes sorores, cuyo significado literal es señoras y hermanas. La investigación de Pascual ha concluido que en aquella época soror significaba en latín amiga y no hermana, ya que en esa época aún no existían las monjas ni los conventos. La confusión era tal que incluso en la colección de sellos emitidos en 1984 por el XVI centenario de su viaje figura erróneamente como la monja viajera.

A pesar de ser el relato de viajes más antiguo que se conoce en nuestro país, no fue atribuido a su autora hasta 1903, gracias a un estudio de Mario Ferotín publicado en la Revista de Cuestiones Históricas. Se atribuyó a diferentes personalidades masculinas hasta que Ferotín encontró una carta escrita por un clérigo en el siglo VII en la que reconocía la autoría de Egeria.

La intención de Egeria era visitar todos los lugares relacionados con la Pasión de Jesús. Estos lugares habían sido recuperados un siglo antes por Santa Helena, la madre del emperador romano Constantino I, y fue ella quien inició la moda de viajar a Tierra Santa entre las mujeres nobles de la época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 5 =

ochenta dos + = noventa dos

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner