Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Clärenore Stinnes (1901-1990)

El viaje de Clärenore Stinnes, la piloto de carreras que completó la primera vuelta al mundo en coche.

Clara Eleonore Stinnes, conocida como Clärenore, nació en la ciudad alemana de Mülheim en 1901. Era hija de Hugo Stinnes, un exitoso industrial de la automoción y político. Cuando su padre murió, se interesó por las carreras de coches. Un año después, con 24 años, participó en su primera carrera, era la única mujer. Dos años después ya había ganado 17 competiciones en las que era la única mujer participante. Se convirtió en una célebre piloto europea, pero esto no era suficiente. En mayo de 1927 decidió emprender la mayor hazaña llevada a cabo en un coche: dar la vuelta al mundo.

Entre 1907 y 1922 se habían organizado diferentes carreras para recorrer rutas como Pekín-París o el Sáhara, pero nada como lo que planeaba hacer Clärenore. Partió el 25 de mayo de 1927 desde Frankfurt en un Adler Estándar 6 junto al cámara de cine Carl-Axel Söderström, un fotógrafo al que había conocido dos días antes del viaje. Los acompañaban en otro coche dos técnicos, pero abandonaron cuando llegaron a Siberia, solo Söderström la acompañaría hasta el final del viaje.

El viaje fue patrocinado por las marcas de automoción Adler, Bosch y Aral, y fue financiado con 100.000 reichsmark. Era la primera vez que alguien se atrevía a atravesar en coche Siberia en invierno, el desierto de Gobi en Mongolia y los desiertos andinos en verano, y no fueron pocos los infortunios. Debido a varios retrasos llegaron a Moscú en agosto de 1928 y esto supuso un nuevo reto: atravesar Siberia en pleno invierno. Para ello, recorrieron ríos helados, saltaron zanjas de hielo y tuvieron que hacer fuego debajo del coche para calentarlo y continuar el viaje.

Clärenore y Carl-Axel Söderström estuvieron a punto de morir de sed entre Camaná y Arequipa. Es más, debido a las grandes pendientes peruanas se rompió el último embrague de repuesto y tuvieron que esperar un mes a que llegara uno nuevo. En el desierto de Gobi unos bandoleros los estaban persiguiendo cuando el sistema de amortiguación del Adler se averió. Cambiaron la ballesta a contrarreloj, solo tardaron 28 minutos, pero tuvieron que dejar atrás algunas herramientas.

Atravesar los andes en verano también fue un desafío. Estos terrenos carecían de carreteras que seguir y en varias ocasiones tenían que contratar a lugareños para que les ayudaran a tirar del coche y a reparar todos los días los neumáticos con pieles de vacas.

Por último, viajó desde San Francisco hasta Nueva York. En este país fue recibida como una heroína e incluso Henry Ford la acompañó a su fábrica en Detroit y visitó su moderna planta de River Rouge en la que se fabricaban 8.000 coches al día. Finalmente, llegó a Berlín el 24 de junio de 1929 con cerca de 47.000 kilómetros recorridos, 23 países visitados y unas 800 fotografías de la que sería la primera vuelta al mundo en coche.

Tras el viaje, Carl-Axel Söderström se divorció de su mujer y se casó con Clärenore. Pasaron el resto de su vida en Suecia y tuvieron tres hijos. Murió a sus 89 años, pero escribió antes todo su periplo en un extenso diario, En auto a través de los continentes (1927-1929).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =

+ cuarenta cinco = cuarenta seis

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner