Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Annie Londonderry (1870-1947)

El viaje de Annie «Londonderry» Cohen, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en bicicleta.

Annie Cohen Kopchovsky nació en Letonia en 1870, pero su familia emigró a Estados Unidos cuando ella era pequeña. Después, quedó huérfana y tuvo que cuidar de sus hermanos hasta que se casó con 18 años con un judío ortodoxo que se ganaba la vida como vendedor ambulante.

Antes de emprender su viaje ya era considerada una mujer revolucionaria. Se ganaba la vida vendiendo anuncios para los diferentes periódicos de Boston. Pasó a la historia como la primera mujer en dar la vuelta al mundo en bicicleta, pero lo más extraordinario es que nunca antes había montado en una de ellas.

La aventura comenzó con una apuesta con dos empresarios de su club de Boston. Cada uno apostó 5.000 dólares a que no era capaz de dar la vuelta al mundo en bicicleta en 15 meses. No creían que una mujer fuera capaz de lograr esta hazaña, pensaban que se rendiría, pero ella no se echó para atrás y empezó a buscar financiación.

Del primer acuerdo publicitario que hizo adoptó el nombre de la marca, Londonderry. La empresa de agua le pagó 100 dólares por eso y por llevar una pancarta en la bicicleta. La aventurera utilizó este método para financiar su aventura el resto del viaje.

Partió el 20 de junio de 1894 desde el edificio de Boston State House en Massachusetts hacia Chicago, pero cuando llegó dio la vuelta y empezó en dirección contraria. Este retraso se debe a que había llegado muy tarde para atravesar las llanuras y montañas del oeste antes del invierno. Llegó a Francia el 3 de diciembre, pero tan solo tardó dos semanas en ir de París a Marsella, esto le dio mucho reconocimiento a nivel internacional.

Cuando emprendió el viaje tenía 24 años, esposo y tres hijos. Viajaba solo con una muda de ropa y un revólver. Su carrera fue muy polémica, pues fueron muchos los que criticaron que hubiera dejado a su familia por una apuesta. Además, también se le criticó que hubiera abusado de los viajes en tren y en barco de vapor. A pesar de las innumerables críticas, no se rendía. Cada vez que llegaba a un nuevo lugar visitaba el consulado para demostrar a todos los que no creían que lo conseguiría que era capaz de hacerlo.

Comenzó el viaje en falda larga negra y en una bicicleta de mujer que pesaba cerca de 20 kilos. Luego, cambió la bicicleta por una más ligera y de caballero, y la falda por unos bombachos.

Creó un personaje y contaba historias inverosímiles, nadie podía asegurar que fueran reales. Contaba versiones diferentes a los medios de comunicación. Llegó a contar que había cazado tigres en la India y que había sido encarcelada durante la guerra chino-japonesa.

Recorrió Hong Kong, Shanghái, Nagasaki, Kobe y Yokohama. El 23 de marzo llegó a San Francisco y de camino a Nueva York visitó Los Ángeles, El Paso y Denver. Finalmente llegó a Nueva York el 24 de septiembre de 1895.

Tras su viaje, tuvo un cuarto hijo y se mudó a Nueva York. Además, adoptó el pseudónimo “The New Woman” y escribió varios artículos para el New York World bajo este nombre. Eligió este nombre porque probaba que era capaz de hacer lo mismo que un hombre.

A pesar de todas sus hazañas y de haber dado muchas conferencias, fue olvidada pronto. En 1990 un investigador encontró a Peter Zheutlin, su tataranieto, y le contó la historia de Annie Londonderry. Esto llevó a Peter a investigar más y a publicar en 2007 un libro en honor a su tatarabuela, Around The World on Two Wheels: Annie Londonderry’s Extraordinary Ride.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 13 =

85 + = ochenta seis

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner