Elizabeth Bisland (1861-1929)

El viaje de Elizabeth Bisland, la crítica literaria y poetisa que dio la vuelta al mundo en 76 días 📖

Bisland nació en Luisiana en 1861 y, aunque es conocida por su carrera alrededor del mundo contra Nellie Bly, su historia y situación eran completamente diferentes. Su carrera como periodista comenzó enviando poesías cuando era adolescente al New Orleans Times Democrat bajo un seudónimo. Con el paso del tiempo empezó a trabajar en este periódico, además de colaborar con The Sun, New York World y convertirse en la editora de la revista Cosmopolitan.

Mientras que Bly llevaba un año preparándose, Bisland tan solo tuvo seis horas. El editor del Cosmopolitan decidió ponerse a la altura del New York World y enviar a una periodista en su nombre para que batiera a Bly. La elegida fue Bisland, pero su perfil no era el de una intrépida periodista de investigación, sino el de una poetisa y crítica literaria.

Cuando su editor le propuso emprender el viaje ella se negó. Tenía visita esa misma tarde y, además, no entraba entre sus planes convertirse en una celebridad. Sin embargo, el editor no dio su brazo a torcer y seis horas más tarde Bisland partió desde Nueva York, pero en dirección contraria, hacia Asia. A medida que ambos periódicos se hicieron eco del desafío, la prensa internacional empezó a seguir la carrera entre las dos periodistas. Ninguno de los dos periódicos supuso la gran repercusión que la carrera tendría y aumentaron sus esfuerzos para ganarla. Para ello, recurrieron incluso al juego sucio y a los sobornos, lo que hizo la carrera aún más impredecible.

De cara al mundo, Bisland tenía las de perder, pero llevó ventaja durante todo el viaje. Era decidida y tenía una gran determinación, viajaba de forma ordenada y acabó sorprendiendo a todos. Sin embargo, regresó el 30 de enero de 1890, cuatro días más tarde que Bly. A pesar de ir en cabeza durante toda la carrera, en el último tramo debía coger un barco de vapor muy veloz para ir desde Inglaterra a Nueva York, pero le dijeron que lo había perdido. Se desconoce si fue engañada intencionadamente.

Después de la carrera se refugió durante un año en Gran Bretaña para evitar así ser el centro de las miradas. Además, decidió dejar el periodismo y dedicarse por completo a la literatura.

Cuando murió en 1929 a causa de una neumonía, The New York Times publicó una necrología en su honor, pero olvidó mencionar el viaje alrededor del mundo y únicamente recordaron su carrera literaria. A pesar de no haber ganado la carrera y de que la historia la haya olvidado, son muchos los que consideran que la hazaña de Bisland tuvo más valor, tanto por las escasas horas que tuvo para mentalizarse como por su tenacidad, orden y velocidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =

WC Captcha − 2 = uno

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner