Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Jeane Baret (1740-1807)

El viaje de Jeanne Baret, una botánica que se disfrazó de hombre para convertirse en la primera mujer en circunnavegar el globo ⛵

Jeanne Baret ha pasado a la historia por ser la primera mujer en circunnavegar el globo en la historia. Nació en La Comelle, un pequeño pueblo de la Borgoña francesa, en 1740. Pasó sus primeros años de vida trabajando en la granja de su padre hasta que él murió. Luego empezó a ganarse la vida como la institutriz del hijo del botánico viudo Philibert Commerson. Se sentía tan atraída por la botánica que Commerson comenzó a darle clases. Su interés y habilidad hicieron que se convirtiera en la ayudante del botánico.

Años más tarde, Commerson fue llamado a participar en la primera expedición marítima francesa para que realizara un catálogo de especies de todo el planeta, pero él no partiría solo. El 1 de febrero de 1767 embarcó junto a su ayudante, que no era otra que Jeanne Baret disfrazada de hombre, en una de las dos naves de la Marina Royale. Baret tuvo que embarcar disfrazada entre 300 hombres que formaban la tripulación, en aquella época una ordenanza real impedía embarcar a las mujeres en los barcos de la Corona.

Juntos registraron 5.000 especies de plantas, de las cuales 3.000 eran nuevas. La buganvilla fue una de estas nuevas especies descubiertas. Esta planta originaria de Brasil recibió su nombre en homenaje al capitán de la expedición, Louis-Antoine de Bougainville. También descubrieron el delfín del Estrecho de Magallanes, que recibe su nombre, Cephalorhynchus commersonii, en honor al botánico.

A pesar de que tanto el capitán como el resto de la tripulación tenía sospechas acerca de Baret, ella no confesó hasta que llegó a Tahití y fue descubierta por unos nativos. Sin embargo, se le permitió continuar en la embarcación hasta la Isla Mauricio. Se cree que estaba embarazada y que por ese motivo finalmente decidieron obligar a la pareja a desembarcar, ya que al no estar casados el hijo que esperaba era ilegítimo. Finalmente, decidieron dar a su hijo en adopción.

Una vez en la isla, se casaron y siguieron descubriendo nuevas especies. Baret tenía la intención de regresar a Francia para completar su vuelta al mundo, pero la muerte de su marido en 1773 retrasó su partida. Como no podía viajar sin la compañía de un hombre, tuvo que volver a casarse con un oficial francés. Consiguió llegar a París en 1776 con un catálogo de 5.000 especies bajo el brazo.

A su vuelta, el rey Luis XVI la felicitó por convertirse en la primera mujer en dar la vuelta al mundo y, gracias a que el capitán Bougainville acreditó su asistencia como ayudante, le asignaron una paga vitalicia de 200 libras al año. En su época su hazaña fue reconocida, pero poco después la historia la olvidó. Hoy en día su nombre aparece principalmente como la amante de Commerson y es él quien se ha llevado el mérito por las más de 3.000 especies nuevas descubiertas.

En 2012, los biólogos Eric Tepe, Glynis Ridley y Lynn Bohs bautizaron con su nombre a una nueva especie de la flor Solanum, llamándola Solanum baretiae.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =

setenta uno + = 74

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner