Pastores vs granjeros en Instagram

La raíz del conflicto entre pastores y granjeros

Los certificados de indigeneidad y Jos | Publicado en Instagram el 24 de diciembre de 2021

Durante la década de los 90 el ambiente estaba más tenso que nunca porque los pastores necesitaban certificados de indigeneidad para ser tratados como ciudadanos. En 2001 el conflicto acabó de estallar en Jos, Plateau, cuando una mujer cristiana interrumpió un momento de oración de la comunidad Fulani.

Enfrentamiento en Jos

Esta ciudad es la capital de Plateau, uno de los estados más importantes de Nigeria. Habitualmente, los granjeros y pastores resolvían sus conflictos a través de sus líderes, pero desde que estalló el conflicto la relación entre ambos bandos se rompió.

¿Qué pasó? La década de los años 90 fue una época especialmente dura para los miembros del clan Fulani porque para ser considerados ciudadanos nigerianos tenían que obtener un certificado de indigeneidad.

Este certificado se instauró con la independencia del país en 1960 y privaba a las personas «no indí­genas», es decir, aquellas nómadas y no asentadas en un estado, de acceso al empleo público, a la universidad, a becas académicas, etc.

La lucha para evitar la discriminación tensaba el ambiente cada vez más y en 2001 acabó de estallar. Una mujer cristiana cruzó una de las calles de Jos en el momento de oración de la comunidad musulmana e interrumpió su rito.

Este acto desencadenó una violencia desenfrenada y surgió el primer conflicto armado de la historia moderna nigeriana entre pastores y granjeros justificado en base a la religión.

La crisis no solo afectó a Jos, sino que se extendió hasta las zonas rurales y acabó de socavar la relación entre ambos bandos.

Más sobre el certificado de indigeneidad

Cuando Nigeria se independizó en 1960 promulgó su primera Constitución y esta estuvo vigente hasta 1999. Su intención era acabar con las diferencias entre la población, pero finalmente causó el efecto contrario.

El «principio de indigeneidad» surgió por primera vez en 1954 de la mano de los colonizadores británicos. Estos diferenciaban a la población entre «indí­genas» y «asentados».

  • Indí­gena: aquel cuya historia familiar estaba ligada a un especio étnico y cultural, es decir, a un estado.
  • Asentado: inmigrante interno cuya historia no se vincula con el espacio que habita.

Es decir, a nivel representativo y legal, las personas «indígenas» tienen más derechos sobre las «asentadas», y, por tanto, un nigeriano solo es ciudadano de su estado de origen, ya que es a este al que debe rendir cuentas.

Consecuencias de Jos

En abril de 2001, el incidente de Jos acabó con la vida de 39 personas. Fue ese el primer momento en el que la tensión entre pastores y granjeros se hizo palpable. Ese año tuvieron lugar dos conflictos más, uno en Nasarawa en junio y otro en Benue en octubre.

No fue hasta 2008 cuando el enfrentamiento culminó, este involucraba directamente al grupo terrorista Boko Haram. Se provocaron diversos ataques y disturbios masivos que acabaron con la vida de unas 800 personas en una semana.

Por otro lado, entre enero y marzo de 2010, más de 1.000 personas fueron asesinadas; y entre 2015 y 2019 se registraron más de 7.000 muertes por el conflicto.

El conflicto no solo se cobra la vida de los bandos, sino que también repercute en la quema de aldeas, robo de ganado, destrozo de productos agrícolas y violencia contra personas no inmersas en la lucha.

No hay un acuerdo en el número de víctimas. Por un lado, International Crisis Group cifra en 2.500 las vidas que el conflicto se cobró solo en 2016. Por otro, Amnistí­a Internacional cifró el número de muertes en 3.641 entre 2016 y 2018, y un 57% de las muertes se ocasionaron en 2018.

Efectos de Boko Haram

En 2002 Mohamed Yusuf, un clérigo radical recorrí­a las calles predicando su ideal de sociedad: la Sharia o ley islámica. Esta consistía, según el líder del grupo terrorista, en un islam estricto que luchara contra la injusticia social. Acusaba al gobierno de haber olvidado al norte y penalizaba lo occidental.

Al principio su discurso solo daba lugar a revueltas juveniles cuyo objetivo, generalmente, eran las fuerzas de seguridad del estado y aquellas personas que no entraban en su ideal de estado, como prostitutas y vendedores de alcohol. Sin embargo, poco a poco fue provocando ataques a mayor escala.

Siete años más tarde le seguían bastantes simpatizantes, su discurso había calado entre los más jóvenes. Según ellos, el norte del país es muy pobre, hay mucho desempleo y los niños apenas pueden acceder a la educación.

El 30 de julio de 2009 inició una protesta y acabó en la cárcel. La represión policial fue descontrolada y 800 personas murieron. Además, Yusuf fue ejecutado, aparentemente, sin juicio y eso acabó creando una espiral de violencia sin tregua.

Ha tenido muchas repercusiones para el pueblo nigeriano, entre ellas, el hambre, el miedo de la población creciente, el estancamiento del comercio y la subida de precios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

setenta siete − setenta uno =

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner