Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Elspeth Beard (1959)

El viaje de Elspeth Beard, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en moto.

Beard nació en Reino Unido en 1959. Su interés por las motos despertó cuando fue expulsada del internado en el que estudiaba con 16 años. Su primer viaje lo hizo poco después con su hermano y juntos recorrieron América en diez semanas. Cuando compró su moto, una BMW R 60/6 de segunda mano con más de 48.0000 kilómetros recorridos, estudiaba Arquitectura y trabajaba en un pub de Londres. La compró para recorrer Reino Unido e Irlanda, pero pronto esta meta no sería suficiente.

Dos años después, cuando cumplió los 24 años y había acabado el tercer año de carrera, se propuso ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo en moto. Todos sus amigos pensaban que estaba loca e incluso su madre la amenazó con desheredarla si se iba.

Su viaje comenzó el 4 de octubre de 1982 en Londres donde tomó un barco hasta Nueva York. Visitó Canadá, México y Los Ángeles. Luego llegó a Sídney y recorrió Nueva Zelanda a pie mientras llegaba su moto en barco. En Australia se quedó sin fondos y empezó a trabajar en un estudio de arquitectura para ganar experiencia. Dormía en un garaje y empleaba su tiempo libre en fabricar unas maletas de aluminio para su moto. Pasó allí siete meses.

Cuando tenía la intención de dejar Australia tuvo su primer accidente. Su moto volcó y ella sufrió una conmoción cerebral. Tuvo que permanecer hospitalizada dos semanas antes de retomar su viaje, pero los infortunios acababan de empezar. En Singapur le robaron todos sus objetos de valor, incluido el pasaporte, el visado y los documentos de la moto. Tuvo que permanecer casi dos meses allí hasta conseguir los nuevos documentos.

Tenía la intención de llegar a la India desde Birmania, pero las carreteras no eran muy transitables y tuvo que pasar por Tailandia para volver a Malasia. Mientras cruzaba Tailandia atropelló a un perro y chocó contra un árbol en el jardín de una familia. Sufrió varios hematomas y abrasiones, pero la familia se prestó a cuidar de ella hasta que se recuperara. Según contó, cuando fue a la cocina descubrió la mitad del perro al que había atropellado y entendió que fueron tan amables con ella porque les había proveído la comida de dos semanas.

En la India conoció a un holandés que también viajaba en moto y ambos volvieron juntos rumbo a Europa. El viaje fue tan duro y la desgastó tanto física y mentalmente que tuvo que detener su viaje en Turquía durante un tiempo para recuperarse: sufría hepatitis, disentería y había perdido más de 20 kilos durante el viaje.

Después de 56.000 kilómetros y 1.095 días, regresó a Londres el 22 de noviembre de 1984. A su vuelta nadie se interesó por lo que había hecho. Se licenció en Arquitectura y ganó varios premios. No fue hasta 2014 cuando un cineasta se interesó por su vida y la llamó para hacer una película sobre el viaje, pero finalmente llegaron a la conclusión de que sería mejor escribir un libro. Aunque Lone Rider se publicó en 2017, 33 años después del viaje, tuvo mucho éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 12 =

veinte uno − diecisiete =

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner