Mujeres trotamundos: Viajeras de la historia

Naomi James (1949)

El viaje de Naomi James, la primera mujer en circunnavegar sola el mundo por la ruta del Cabo de Hornos.

Naomi James nació en Nueva Zelanda en 1949 y se crio en una granja con ovejas. Ya que el colegio no era lo suyo y siempre se quedaba dormida, empezó a trabajar como peluquera. La primera vez que viajó a bordo de un barco se mareó. Se interesó por la navegación algunos años más tarde cuando conoció al que sería su marido. Rob James estaba capitaneando unos yates que acababan de llegar a un muelle francés, poco después se enamoraron.

Al ver su interés, su esposo le enseñó a navegar. Naomi decidió que quería dar la vuelta al mundo cuando estaba esperando a que Rob regresara de una carrera oceánica. En ese momento apenas tenía experiencia, llevaba menos de dos meses practicando. Si bien no podía ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo navegando, sería la primera en hacerlo a través del Cabo de Hornos.

Le prestaron un barco de unos 16 metros al que apodaría “Express Crusader” y con el que navegaría alrededor del mundo. La ayudaron a recaudar dinero para suministros y el Daily Express recaudó dinero para patrocinarla y que completara la hazaña. Se propuso hacer el mismo recorrido que su ídolo, Francis Chichester, la primera persona en dar la vuelta al mundo navegando. Aparte de ser la primera mujer en navegar por esta ruta, su viaje superó en dos días el tiempo de Chichester.

Partió el 9 de septiembre de 1977 desde la localidad inglesa Darthmouth y llegó al punto de partida el 8 de junio de 1978, 272 días después. Tardó tres semanas en llegar desde Devon a las Islas Canarias, pero el camino no fue fácil. Mientras cruzaba el océano Austral el mástil sufrió daños y estuvo a punto de hundirse. Además, estuvo varias semanas incomunicada y no dormía más de dos horas seguidas. Su libro, A solas con el mar, fue publicado en 1979.

En 1978 fue nombrada Marinero del Año en Nueva Zelanda y en 1979, Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico. Un año después volvió a montar sola a bordo del “Express Crusader” para afrontar una carrera transatlántica. Fue la primera de las mujeres y rompió el récord de velocidad en cruzar el Atlántico: 25 días y 19 horas.

En 1982 ella y su marido participaron en la Yacht Race de Gran Bretaña e Irlanda, pero, a pesar de que ganaron, sufrió muchos mareos debido a su embarazo y decidió dejar de navegar. Un año después, cerca de la localidad inglesa Salcombe su marido cayó por la borda de un trimarán que estaba llevando a revisar y se ahogó. Su hija nació 10 días más tarde. Posteriormente se graduó en Filosofía e hizo un doctorado en Milltown.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − cuatro =

setenta dos − = sesenta nueve

Aviso sobre Cookies en WordPress por Real Cookie Banner